• QEV Technologies está importando respiradores desde China para suministrar a hospitales.
  • La ingeniería está llevando a cabo una serie de iniciativas para dar soporte a la impresión de piezas 3D.
  • QEV Technologies está en contacto con el Consorcio Sanitario del Hospital Sant Pau de Barcelona para poder ofrecer respuestas rápidas y efectivas.

QEV TECHNOLOGIES SE UNE A LA LUCHA CONTRA EL COVID-19, QEV

Montmeló (Barcelona), 24 de marzo de 2020– Tecnología, trabajo en equipo, cooperación y solidaridad. QEV Technologies se suma a la lucha contra la pandemia COVID-19 aportando aquello de lo que más sabe: tecnología.

La ingeniería, especializada en electro movilidad, ha decidido parar su actividad para dar apoyo íntegro a diferentes instituciones sanitarias de Cataluña ante la crisis provocada por el COVID-19. Las iniciativas que QEV Technologies ha impulsado dan respuesta a la eventual falta de recursos sanitarios. Se aportarán respiradores de Emergencia Automáticos fabricados con la tecnología 3D de la compañía, así como máscaras protectoras KN95 y viseras para el personal sanitario.

QEV TECHNOLOGIES SE UNE A LA LUCHA CONTRA EL COVID-19, QEV

Primeras piezas para respiradores, entregadas al Hospital de Sant Pau de Barcelona

Por otro lado, QEV Technologies está en estrecho contacto con los equipos de trabajo Resistencia Team y Oxygen (Consorci de la Zona Franca de Barcelona), dos iniciativas que requieren de tecnología 3D y cuya finalidad es la fabricación de sistemas de ventilación mecánica. La ingeniería ha ingresado en estos proyectos para aportar su tecnología 3D en la fase de producción.

“Nos hemos adherido a sus equipos de investigación, junto con otros ingenieros, técnicos y médicos con experiencia en impresión 3D y diseño, para contribuir conjuntamente en la creación de estos respiradores tan necesarios para pacientes con Covid-19. Se estima que el 3% de los contagiados por el COVID-19 precisarán de sistemas de ventilación mecánica y serán considerados como pacientes muy graves. Esta crisis ha sido y es un duro golpe para todos. La lucha continua, pero el sistema sanitario no dispone de suficientes recursos.  Desde QEV Technologies, nuestra misión y deber ahora mismo, como profesionales y ciudadanos, es usar todo nuestro know-how y esfuerzo para contribuir al máximo en esta causa”, afirma Miguel Valldecabres, el CEO de QEV Technologies.

foto2

Una pieza en pleno funcionamiento, producida con la tecnología de QEV Technologies.

A nivel interno, QEV Technologies ha creado un grupo de trabajo formado por varios profesionales de la ingeniería, quienes ya han comenzado a trabajar en el diseño y la fabricación de mascarillas, viseras y respiradores, entre otros.

“Estamos poniendo todas nuestras herramientas de producción y conocimientos al servicio de la sociedad. Nuestro estrecho contacto con el Hospital Sant Pau de Barcelona nos permite conocer al instante cuales son las prioridades de producción en función de las necesidades del hospital. De este modo, somos capaces de reaccionar rápidamente para producir aquel recurso que se precise en cada momento”, señala Joan Orús, COO de QEV Technologies.

Paralelamente, QEV Technologies ha importado respiradores de China a través de sus partners chinos. La finalidad de esta iniciativa es poner dicho material a disposición de las instituciones sanitarias en los próximos días.

Además, la compañía ha decidido anticiparse a eventuales desabastecimientos sanitarios. Por ello, los ingenieros de la empresa están investigando diferentes materiales y recursos para que cubran las funciones de aquellos recursos que pueden encontrarse en situación de riesgo si las circunstancias no mejoran. De este modo, QEV Technologies se ha coordinado con el tejido empresarial e industrial de la zona para dar una respuesta eficiente a todas aquellas necesidades de los Hospitales más cercanos, incluidos los de Barcelona.

qev

Estas piezas permiten que el respirador tenga capacidad para usarse hasta con 4 personas

Una batería de medidas e iniciativas solidarias cuyo objetivo es uno: contribuir en esta batalla contra el COVID-19. Una batalla en la que debemos aportar el máximo de cada uno de nosotros, entre todos y para todos. Y también desde las empresas.